Tips a la hora de redactar

escribir

Para nadie es un secreto que la redacción, sea en cualquier idioma, se convierte en un dolor de cabeza cuando no la estamos ejercitando diariamente. Personalmente creo que todo es cuestión de práctica y ganas, aunque no puedo negar que a unos se les da mejor que a otros. Sin embargo, cada persona tiene un estilo propio de expresar ideas, sentimientos o situaciones, así como  una manera de plasmarla en el papel o en el procesador de texto. Algunos lo toman como una profesión, otros como un hobby y muchos otros como una obligación, de alguna manera terminamos siempre comprometidos con la escritura porque la necesitamos a diario para un sinfín de actividades, hace parte de lo que llamamos sociedad, está en todas partes ya sea a través de cuentos, noticias del periódico, las tareas, tesis de grado, anuncios publicitarios impresos, entre tantas posibilidades.

Así bien, sin irme más lejos del asunto a tratar, decidí que esta sería una buena nota para motivarlos a que no dejen de escribir simplemente porque crean que son malos en ello, todo es cuestión de práctica, motivación y experiencia, esta última se gana cuando hemos intentado lo anterior.

En mi caso personal, debo decir que dispongo de una habilidad casi natural para expresarme a través de palabras aunque no soy muy elocuente en el discurso oral, sin embargo, para mi fortuna, ambos procesos difieren en cuanto a los pasos que hay que seguir para efectuarlos.

let do it

Primero, importantísimo y antes de iniciar el proceso de redacción, es entender que el papel o la hoja del procesador de texto es un medio que captura nuestras emociones, ideas, sugerencias incluso absurdos para que estas lleguen a otro individuo o un grupo de ellos, no importa si es en el momento actual o en el futuro, y además puede llegar a perdurar en el tiempo de forma definida y fiel.

Segundo, tener presente que cualquier forma literaria nace de una idea. Sin ella, no podemos empezar nada. ¿Quieres hablar sobre princesas, dragones, antiguas civilizaciones o un romance?  No es lo mismo una historia de fantasía o una dónde se desarrolla una guerra o un partido en un campo de fútbol. Una vez elegido, hay que documentarse de él, tal vez no vamos a escribir una novela, es sólo recreación, pero ¿podrías escribir sobre algo que no conoces? ¿Verdad que no? El objetivo de este paso es conocer la situación o el contexto en el que se desarrolla la idea, puede ayudar  formulándonos preguntas: ¿cuál va a ser la trama de la historia? ¿Qué extensión va a tener? POR ESO HAY QUE LEER.

Tercero, definir el efecto que se desea causar, ¿qué es lo que deseamos transmitir? Amor, tristeza, ira, redención…

Cuarto, definir personajes. Es una parte esencial. Puede ser uno, dos, tres o los que el autor desee, lo importante es darles significado, personificarlos como si fueran reales dándoles acciones y revelando sus defectos y cualidades. Deben ajustarse a la historia, ser capaces de moverse y vivir en ella sin que sean redundantes o no necesarios.

Personajes_Dibujos_Animados

Quinto, organizar los sucesos que ocurrirán y hasta dónde llegarán. Hay que establecer límites. No podemos empezar a escribir sin tener la certeza hasta dónde queremos llegar. Muchas veces ocurre, y lo he visto, se empieza con una buena idea, la introducción es buena y el desarrollo va acorde con lo que se ha mostrado, pero en determinado punto, porque la mente no es estática, surge una nueva chispa y los acontecimientos o las acciones de los personajes se tornan ambiguas o contradictorias. Por eso, debemos estar seguros como empezar, como desarrollar la historia y cuál será su final. Tal vez todos los detalles no se establezcan inicialmente, pero como el diablo está en esos detalles, hay que evitar esas confusiones porque quién se verá afectado es el lector.

Sexto, ya es hora de empezar a escribir, por lo menos un boceto inicial. Podemos iniciar con ideas sueltas, párrafos no necesariamente terminados y pulidos, pero que nos sirvan para componer el cuerpo de la historia.

Séptimo, cuando redactemos podemos escoger relatar la historia en primera persona (personaje interno que narra desde su punto de vista y no conoce el futuro, se identifica con pronombres como Yo o Nosotros), en segunda persona (el narrador es quién se dirige a los personajes con o Usted) o en tercera persona (no es un personaje, es el narrador, no juzga, no crítica y sabe lo que va a pasar), sea cual sea el que escojan estén seguros de seguir con este hasta el final, no mezclen los tipos de narradores, suele ser un error común.

Otro punto a considerar es utilizar frases cortas y párrafos breves que no sean abundantes ni tediosos de leer. Algunos escritores recomiendan iniciar el texto con una frase muy breve y que sea positiva.

Octavo, aprovechemos la diversidad de nuestro idioma para adornar el texto. ¿A qué me refiero? Adornar, es simplemente utilizar palabras y figuras literarias (recursos literarios) que ayuden a captar y mantener la atención del lector; aunque hay que tener cuidado en el uso que le damos a esas palabras –importante conocer sus significados- y no sobre utilizarlas –porque puede caer en la redundancia y exageración-. De eso hablaré en otra ocasión a profundidad, un ejemplo sencillo sería: “el cielo azul es tan bonito”, si utilizamos hipérbaton: “es el cielo azul algo tan bonito”. ¿Se dieron cuenta? Cambié el orden de las palabras sin cambiar el significado de la frase, podemos también comparar una cosa con otra asignándoles adjetivos para resaltarla. Si releen esta entrada muy seguramente encontraran otros recursos literarios que generalmente se usan para mantener interesado al lector.

Noveno, darle título a la historia. Generalmente lo dejo de último, es más un hábito, me gusta releer la historia y estar segura que este va a resumir en unas palabras lo que deseo expresar en la historia. Intenten algo impactante que llame la atención pero que no sea demasiado extenso.

Décimo, permite que otros lean tu escrito antes de publicarlo. Es bueno recibir críticas y darse tiempo de reevaluar el texto, por gusto o para correcciones. NO OLVIDEN LA ORTOGRAFÍA.

Les recuerdo que esto es una opinión personal dentro de mi corta experiencia escribiendo historias. Como les dije al inicio todo es cuestión de práctica y experiencia, a medida que vayan encontrándose con más personas y tengan la oportunidad de leer mucho, poco a poco dejará de ser un manual paso a paso para convertirse en algo que surge sin presiones y con naturalidad.

mafalda con pluma

No siendo  más, ¡A disfrutar!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s