Archivo mensual: noviembre 2014

La fábula, sus intenciones e interpretaciones

fabula

Definida por Mireya Camurati como:“una forma literaria que se apoya sobre la base de la comparación, la metáfora o la analogía” y por la Real Academia Española como: “Breve relato ficticio, en prosa o verso, con intención didáctica frecuentemente manifestada en una moraleja final, y en el que pueden intervenir personas, animales y otros seres animados o inanimados”; esta forma literaria y por supuesto de oralidad, nace en Mesopotamia hace más de 4500 años transmitiéndose a países como China, Japón, Grecia y Roma dónde adquiere poco a poco sus características más sobresalientes hasta llegar al occidente europeo y más tarde a América durante la conquista.

A pesar de ser en la actualidad un medio de enseñanza para las generaciones más jóvenes, tornándose en un relato gracioso y con intención de transmitir un mensaje moral o moraleja; fue en su momento, un recurso valioso empleado por filósofos, gobiernos y esclavos para recrear, criticar, persuadir o afianzar un idea sobre algún tema o situación específica. En China, por ejemplo, era utilizada como medio de comunicación para censurar a gobernantes, afianzar doctrinas o satirizar acontecimientos de la época. En Grecia, encontró su lado literario, siendo Esopo –considerado como el padre de la fábula occidental –, quién le daría su extensión corta y le otorgaría animales con cualidades humanas para dejar una lección de vida, concepto que permanecería en los siguientes siglos.

Sigue leyendo

Anuncios

¡Sean bienvenido(a)s!

chisme

Con el fin de conocernos más, y que tengan un idea clara de dónde salió toda esta vaina, pues les comento que somos tres estudiantes que unidos bajo un mismo interés, intentaremos producir y recrear un espacio interesante y llamativo sobre las competencias comunicativas y cosas relacionadas con la literatura. Nace inicialmente como una propuesta académica que esperamos ver crecer y desarrollarse, tal vez se convierta en un proyecto más personal y grande en los siguientes meses…Sólo el tiempo lo dirá.

Se preguntarán de donde salió el nombre, fue algo que se discutió y al final exclamamos ¡qué diablos! Pongamos un lema que nos recuerde un poco nuestras singulares tradiciones nacionales.  Y así sucedió. Como sabrán, Colombia cuenta con variadas palabras autóctonas que junto con los dialectos de cada región forman una riquísima diversidad cultural que por cuestiones de la globalización y demás, se nos olvida o simplemente la dejamos a un lado. Para quienes no están familiarizados, la palabra “comadrear” significa chismorrear, cotillear; aunque no siempre se pronuncia de esta manera, llegando a generarse la variación de la palabra “comadriar”, que generalmente se asocia a un grupo de mujeres sin ocupación que hablan sobre diversos temas.

Sigue leyendo